Encuentro en la barra

Snapshot, para que te entregues por instinto

06

Jun

/

2018

Encuentro en la barra

Como dijo el físico alemán Albert Einstein, "en tiempos de crisis la imaginación es más efectiva que el intelecto". Y si no lo crees, es porque no has conocido a Andrés Merola, Alejandro Paluszny y Alberto Kabbabe. Tres amigos que se unieron para ofrecer una nueva experiencia en las rumbas caraqueñas, convirtiéndose así en los grandes aliados nocturnos al momento de brindar un novedoso servicio de coctelería que terminaron llamando “SnapShot”.

Dispuestos para ofrecer en cualquier festejo, ─además de shots, por supuesto─ ánimo, buena vibra y “elegancia y conciencia, cuando sea necesario”, este grupo de jóvenes ─entre los 20 y 28 años─ aseguran que harán “hasta lo imposible para que actúes por instinto y te entregues a la noche”.

El cofundador, que es bartender y el mayor del team de Snapshot, Alberto Kabbabe, de 28 años de edad, conversó con Gourmet 58 sobre cómo lograron transformar estos tragos cortos en una “obra de arte” y mucho más…

Empecemos por el principio, ¿cuándo nace Snapshot? 

─Aparece en el mes de septiembre del año 2013, en un matrimonio. Nosotros comenzamos haciendo shots, para las fiestas de nuestros amigos y, a partir de allí, empezamos a inventarnos ideas nuevas, relacionadas con el tema de las bebidas alcohólicas. 

¿En qué momento decidieron ver que los shots podían transformarse en una historia de emprendimiento? 

─ Cada vez más personas nos pedían que apareciéramos con los shots en las fiestas y fue surgiendo el planteamiento de llevar este emprendimiento más allá. Entonces, decidimos empezar a hacer catas, sobre las recetas que elaborábamos, para ir aumentando nuestro menú.  

Sobre ese menú que lograron ir incrementando con el pasar del tiempo, ¿cuál terminó convirtiéndose en tu shot favorito? 

─ El “Doctor Diablo”. Tiene granadina, ron blanco, vodka y limón. Me gusta por el sabor y también por los efectos que logra.

Como por ejemplo… 

─ Bueno, pone a la gente cariñosa... [Risas]

En su página web vi uno que se llamaba “90-60-90”. Me llamó la atención, ¿de qué se trata? 

─ Ese es un nuevo shot que hemos sacado en sociedad con Pase Fit, que son otro grupo de emprendedores. Lo creamos para personas que están en esa onda fitness. Tiene limón, hierbabuena y vodka. También, en esa misma línea, tenemos el “Cortafuego” que lleva zanahoria, naranja y ginebra. Ninguno contiene ron, ya que supuestamente engorda mucho. 

¿Cuál es el preferido de la gente? 

─ Tenemos varios. La famosa “Catira”, que es de parchita, ron blanco y vodka, está entre los favoritos y “Honolulú”, que lleva piña, ron de coco, limón, blue curacao y vodka.  

Además de los shots que me comentas, ¿qué otros servicios ofrecen? 

─ Hemos tratado de convertir nuestras bebidas en un producto empacado para llevar, para que las personas lo puedan disfrutar en cualquier lugar. Por eso, ofrecemos servicio de coctelería empacado en botellas, con la mezcla de nuestros shots en 1 litro y también los “Snapteteros”, que es la mezcla en teteros de plástico de 0.55 litros.

Y los bartenders… 

─ Ese fue el primer servicio con el que empezamos. El típico bartender de Snapshots es fácil de identificar, porque siempre estamos vestidos con unos tirantes y una camisa unicolor. Vamos a las fiestas y servimos los shots. Ahorita tenemos casi 14 bartenders, incluyéndome, como parte del staff y esperamos crecer muchísimo más en este año. 

En la página web de Snapshot te defines “de intelectual a bartender”, ¿cómo fue este cambio tan brusco? 

─ [Risas antes de contestar] Todos tenemos un rol dentro de la empresa. Yo soy Ingeniero Químico y prácticamente mi labor en Snapshots se ha enfocado más en la parte de cómo el proceso del shots puede verse afectado por la cantidad de alcohol que lleva o por el tiempo que preservamos el jugo. 

Al igual que ustedes, muchos jóvenes profesionales han decidido irse del país, por diversos motivos. ¿Han pensado ofrecer sus servicios más allá de nuestras fronteras? 

─ Estamos en los dos caminos. Uno de nuestros socios, Andrés, está viviendo ahorita en Madrid y hemos empezado a hacer eventos allá, mensualmente. Hemos llenado discotecas de puros venezolanos que identifican en Snapshots algo más de lo que ellos tienen en Caracas. En Venezuela, sobre todo, seguimos apostándole a nuestro producto empacado. 

Algo así como una apuesta de resistencia… 

─ Totalmente, la mejor manera de enfrentarse a la crisis es creyendo en Venezuela. Es fundamental que existan productos de calidad que se realicen con el cariño y con esas ganas de que aquí sí pueden haber emprendedores y empresas privadas que apuesten por el país. ¡Expandirnos no es irnos! No estamos entregando todos los emprendimientos a la crisis, no nos dejamos vencer por eso. 

Autor:

Por Jeni Herrera

Compartir:
Video